“Perder a un familiar por COVID no es razón para sentirse culpable”